El Aceite de Oliva y la cultura española

 

España es el país de mayor producción de aceite de Oliva en el mundo, es un producto que está presente en cada mesa familiar y en cada restaurante español. Se sabe que el Aceite de Oliva es el acompañante más popular de todas las comidas, desayuno, almuerzo, merienda y cena. Curiosamente, existe una correlación entre la expectativa de vida del español y el consumo de Aceite de Oliva. 

 

Fuente de salud

Se considera que este producto tan noble y rico, no solo mejora e intensifica los sabores de los diferentes platos, sino que también está compuesto por muchas propiedades favorables para la salud del consumidor, habiendo numerosos estudios que lo corroboran. El español tradicional “amanece con el aceite y se va a la cama con él”, por la mañana desayuna pan con tomate y Aceite de Oliva y por la noche sazona un buen pescado y unas verduras rociadas con Aceite de Oliva. España tiene la fortuna de tener a su disposición gran cantidad de este producto tan valioso.

 

Producción nacional

Por suerte, el clima de Andalucía es perfecto para la producción del Aceite de Oliva, gracias a su terreno compuesto por montañas y llanuras, y unas condiciones secas y soleadas durante largas temporadas del año. Andalucía es la Comunidad Autónoma que más aceite de oliva produce de toda España, donde se concentra el 75% de la producción nacional. Para la temporada de 2019- 2020 se estimó una producción de 983.000 toneladas a partir de una recogida de 4,8 millones de toneladas de aceituna para molturado, de los cuales se 15.600 toneladas pertenecen al aceite de oliva ecológico.

 

Gastronomía, Turismo e Historia 

España, como primer productor mundial de aceite de oliva, tiene infinitos aceites y variedades distintas, con diferentes matices, una oferta ilimitada de producto de calidad y resulta el lugar perfecto para iniciarse a conocer cómo reconocer un buen AOVE y sus propiedades. La cata de aceites es una actividad que cada vez reúne más adeptos, de la misma forma que en su momento lo hizo y lo sigue haciendo el vino. De la misma forma que es posible visitar una bodega y degustar sus caldos, ahora es tendencia realizar catas de aceite en una almazara; “entender de aceite de oliva es un plus” lo cual es comprensible una vez comprendemos que las propiedades de este superalimento son cada vez más reconocidas en el entorno internacional.

 

Las claves a la hora de probar el AOVE

 

Elegir el lugar adecuado es clave, en términos generales el aceite debe estar a una temperatura aproximada de 23º con una humedad del 65%, aunque esto dependerá de cada tipo de aceite.

 

Se suele recomendar realizar la prueba antes de haber comido, para apreciar los matices con mayor intensidad; por otro lado, entre las degustaciones se debe tomar un pedazo de pan o de manzana para neutralizar el sabor y no mezclar los aromas de las distintas variedades. En cada cata de aceite se suelen probar como máximo seis aceites.

 

 

El soporte adecuado para poder retener los aromas del aceite debe ser una copa de tipo opaco con la abertura algo más cerrada. El color no es lo más relevante a la hora de la degustación dado que no siempre aporta información sobre la calidad del producto, por lo que la copa no debe ser necesariamente transparente hasta que se pasa a la fase de analizar las tonalidades, momento en que sí se podrá valorar color, aspecto, filtrado, claridad y limpieza.

 

En el momento de reconocer los aromas, se toma la copa donde se habrán depositado unos 30 gr de aceite, y tapando la abertura superior con la otra mano, se agita la copa en dirección contraria a las agujas del reloj, momento en el que se pueden identificar sutiles aromas tales como el de hierba, hojas, tomate, frutos secos o manzana, entre otros. Dependiendo del tipo de aceituna, de su momento de recogida, y de la madurez de la oliva, las características pueden ir desde dulce a picante, hasta afrutado y amargo.

Por último, se realiza una degustación donde se prueban las sensaciones que el aceite deja en el interior de nuestra boca, tomando un poco de producto y distribuyéndolo en el interior donde se podrá identificar otros matices aromáticos más sutiles que pueden recordar a piñones, almendras, manzanas, higos u otros.

 

Cata de Aceite de Oliva

 

La Cata de Aceite de Oliva es una experiencia inolvidable en la cual pueden participar personas de cualquier edad, por ello se ha convertido en una actividad popular, que invita a familias, amigos, parejas y equipos de trabajo a compartir una experiencia de exploración, aprendizaje y degustación de forma conjunta. 

 

En LA ORGANIC EXPERIENCE, la cata de aceite se realiza en un entorno único, donde el aceite de oliva es el protagonista de un espacio singular a los pies de la Sierra de Grazalema, a dos kilómetros del centro de Ronda. Un lugar experiencial donde se invita a realizar una visita a través de un itinerario a lo largo de olivares centenarios, viñedos, un huerto muy especial y numerosas sorpresas, todo bajo la filosofía de lo ecológico y sostenible. En LA ORGANIC EXPERIENCE encontrarás un espacio dedicado al arte y la cultura, a la gastronomía y en concreto al mundo del aceite de oliva virgen extra, brindado por la reconocida marca LA Organic.

 

¡Realiza tu reserva clicando aqui!