Una forma diferente de hacer turismo

El Ecoturismo es una forma de turismo completamente distinta al turismo tradicional, dado que tiene en cuenta una serie de elementos que cambian la forma en como el turista se relaciona con su entorno, y el impacto que se genera en éste, siendo mucho más respetuoso con el medioambiente y por ello, sostenible.

El turismo tradicional no consideraba que su actividad tenía un efecto negativo a su alrededor, tal y como la contaminación, los cambios en el entorno (sean naturales o humanos), la desaparición de especies vegetales y animales, el agotamiento de los recursos, etc. Y es por lo que, a partir de la toma de conciencia de esta situación, instituciones y particulares comenzaron a poner en marcha iniciativas para proteger el entorno, dando como fruto el diseño de un marco regulatorio, que hoy en día sienta las bases de las buenas prácticas de una actividad económica tan importante como es el turismo.

¿Qué aspectos tiene en cuenta el Ecoturismo?

El Ecoturismo va más allá de una visión de conservación del entorno, es una forma de relacionarse con las comunidades locales, reconociéndose como una actividad con un potencial transformador en las mismas, así como en el entorno. Dicha actividad puede suponer un impacto positivo (como la generación de oportunidades laborales, activación de la economía e intercambio enriquecedor), o un impacto negativo que consume los recursos naturales o empobrece una región. Por esta razón, el turismo ecológico se ha considerado como una actividad que posibilita el desarrollo sostenible gracias a la potenciación económica, por un lado, y el respeto al entorno por otro.

Asimismo, el Ecoturismo tiene un componente educativo, y tiene como base la observación de la naturaleza y aquellas culturas de las comunidades locales.

Interés mundial

El turismo ecológico ha tenido un auge importante en los últimos años, algo que ha ido in crescendo desde la década de 1980 debido al aumento del interés y preocupación por asuntos como el cambio climático, el deterioro del medio ambiente o la contaminación. En la actualidad está considerado como un tema primordial en las agendas de la política global de instituciones como la ONU, y de los gobiernos de distintos países. Cada año se celebran foros y conferencias como la Cumbre Mundial de Ecoturismo, y organismos como la “Sociedad Internacional de Ecoturismo” (TIES), que opera desde hace 28 años, cuenta con más de 15.000 miembros, está presente en al menos 190 países.

Cómo alcanzar el equilibrio

El turismo excesivo o el llamado “sobreturismo” se produce cuando en un área de gran interés, se produce un flujo desmesurado de personas, fruto de la falta de planificación y la explotación económica sin tener en cuenta la capacidad de asimilación de dicho tráfico en esa área.

Para paliar los efectos no deseados de este turismo de masas, se pueden llevar a cabo una serie de acciones tales como la promoción de iniciativas sostenibles, la educación y concienciación de la población, la potenciación de los acuerdos entre comunidades, viajeros, organizaciones y empresas y la inversión directa en la conservación del entorno.

Un claro ejemplo de las medidas tomadas para contribuir a dicha conservación es el control del acceso a determinados espacios naturales limitando el número de personas que pueden ingresar en ellos al cabo de un periodo determinado.

Lugares que han adoptado muy bien este tipo de medidas son Madagascar, por ejemplo, que permite el ecoturismo a pequeña escala, y los esfuerzos están muy dirigidos a que el impacto medioambiental sea lo más reducido posible, y la generación de ingresos derivado del turismo contribuya a la creación de riqueza y la reducción de la pobreza.

En la actualidad, aunque lugares de gran riqueza natural como algunos países de Latinoamérica han potenciado mucho el turismo ecológico, y representan focos de referencia para esta actividad, la tendencia es global, y los distintos países, como se ha mencionado anteriormente, están adoptando políticas de defensa del medioambiente y regulando la actividad turística para que concilie el interés económico, el medioambiental y el humano.

Experiencias de Turismo Ecológico

Un pequeño desafío es poder distinguir, qué iniciativas son realmente sostenibles y se encuentran dentro del marco que considera las actividades de ecoturismo, por ello, organismos como el European Centre for Ecological and Agricultural Tourism (ECEAT), realiza una valoración de los establecimientos y las distintas actividades turísticas que se ofertan y la valida de acuerdo con los criterios de cumplimiento.

En España existe una amplia oferta que cada vez crece más, de actividades de turismo ecológico, que en la actualidad permiten tener experiencias interesantes de aprendizaje tales como hospedarse en un Agroturismo, conocer cómo se realizan las labores de la agricultura ecológica, realizar talleres de artesanía o de cocina tradicional, realizar excursiones a parajes naturales o bien degustar un vino de producción local, e incluso una cata de AOVE, que es una de las tendencias más innovadoras y a la vez tradicionales en España.